Archivo de la etiqueta: solidus

Pequeña historia de la confianza en el oro como dinero

Durante cientos de años, el Imperio Bizantino acuñó la moneda de reserva más popular en la historia del mundo.

Los comerciantes de toda Europa, el Mediterráneo, el Medio Oriente, y aún más, la usaron en el comercio durante siglos.

Se llamaba el solidus, y fue introducido por Constantino I en el año 312 DC.

El solidus se mantuvo estable en 4.5 gramos de oro de 24 quilates durante casi siete siglos. De ahí su nombre en latín – ‘sólido’. La durabilidad de su pureza es casi sin precedentes en la historia del dinero.

Su peso, sus dimensiones y su pureza se mantuvieron constantes hasta el siglo 10, cuando el gobierno comenzó a degradarla.

La degradación fue gradual al principio, luego se aceleró rápidamente.

En cuestión de décadas su contenido de oro se redujo a casi cero pues el Imperio Bizantino estaba luchando por dinero en efectivo para financiar sus numerosas guerras.

En consecuencia, el emperador Alejo I Komenos reformó drásticamente el sistema de acuñación bizantino en 1092 e introdujo una nueva moneda de oro, el hyperpyron.

También pronto fue sujeta a una degradación gradual. Y a mediados de los años 1200 el contenido de oro de la hyperpyron cayó drásticamente de nuevo.

Como dice el refrán: “Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mía.

El resto de Europa había visto esta película antes. Y cuando vieron caer el contenido de oro del hyperpyron, rápidamente perdieron la confianza.

Por esa época, el Imperio Bizantino era una débil sombra de su antiguo poder.

Mientras tanto, varios reinos pequeños en Italia estaban aumentando sus prosperidad, especialmente Florencia, Génova y Venecia.

Los florentinos y genoveses tomaron la tarea y acuñaron una nueva moneda de oro llamado el florín, que con 3.5 gramos de oro puro fue la moneda de comercio más ampliamente distribuida en Europa y en todo el Mediterráneo durante un tiempo.

El ducado veneciano ganó una amplia aceptación internacional en la década de 1400. El ducado contenía un 99,47% de oro fino, la más alta pureza metalúrgica posible en el momento.

Como los comerciantes venecianos viajaron a lo largo y ancho, el ducado se convirtió en una moneda de comercio internacionalmente aceptada en todo el mundo.

A pesar de que no vivió en Venecia, por ejemplo, a Leonardo da Vinci el rey de Francia le pagó ducados venecianos, exactamente 400 ducados al año, que equilvadrían a unos 56.000 dólares de hoy (y no pagaba ningún impuesto …)

El ducado fue suplantado en última instancia por el dólar español (el real de a ocho, o Piezas de a Ocho) con el inicio de la Era de la Exploración.

Las Piezas de a se generalizaron tanto en el comercio internacional que fueron moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta mediados del siglo 19.

La clara lección aquí es que esto cambia.

Es común que el país más poderoso del mundo emita una moneda que se convierte en la adoptada en todo el mundo como estándar para el comercio internacional.

Pero cada vez que el país llega al punto de una épica caída terminal, y sobre todo cuando se degrada rápidamente su moneda, el resto del mundo busca una alternativa.

Los EE.UU. han podido disfrutar de este privilegio especial desde hace décadas.

si

El dólar estadounidense es la moneda más utilizada en el mundo para el comercio internacional. Los bancos centrales y los gobiernos soberanos de todo el mundo tienen miles de millones de dólares estadounidenses.

Y si bien estos cambios no sucede durante la noche, es claro que el dólar está perdiendo rápidamente este estado.

El Ministro francés de Finanzas pidió recientemente un “reequilibrio” de las monedas en los pagos del comercio mundial. Los británicos, franceses, canadienses y suizos se han subido todos a bordo de esta tendencia.

Como también lo están, claramente, los gobiernos de Rusia, China y la India. Casi todo el mundo entiende esta tendencia. Todo el mundo, excepto el gobierno de los Estados Unidos.

Van a ser los últimos que queden en la habitación después de que casi todo el mundo salga por la salida, ajenos a su propia destrucción.

La gente que entiende este cambio y salgan al frente hará fortunas.

Los que juegan al avestruz, a meter la cabeza en la arena, y mantengan todos sus huevos en una sola frágil canasta están haciendo la apuesta de su vida.

Por Simon Black, inversor internacional, empresario, viajero permanente, hombre libre, y fundador de Sovereign Man. 

Traducido del inglés: http://www.sovereignman.com/trends/these-guys-used-to-issue-the-worlds-reserve-currency-too-14845/

No esperes más, protege tus ahorros de la pérdida de poder adquisitivo con oro ahora.

Anuncios