Archivo de la etiqueta: revolución

Es 1790 de nuevo

Por Hugo Salinas Price

Era 1790 y la Asamblea Nacional revolucionaria en París estaba preocupada.

Las quejas iban llegando a la Asamblea desde toda Francia, sobre que los negocios se habían estancado, las ventas habían bajado, la gente estaba sin trabajo, y había una gran escasez de dinero.

Esto era bastante natural, porque todo el negocio se ralentiza cuando se cuestiona a la fuente predominante de la autoridad. La prisión de la Bastilla había sido tomada el año anterior por una multitud revolucionaria, y se decían todo tipo de cosas feas sobre el rey Luis XVI y su joven y bella reina, María Antonieta.

Pero esta era la “Edad de la Razón“, y los más educados, las personas más inteligentes y más razonables de Francia eran miembros de la Asamblea Nacional revolucionaria, que se reunía todos los días en París.

La Asamblea juntó a sus cabezas altamente educadas y llegó a la conclusión de que la escasez de dinero era intolerable, y que la Asamblea realmente debía hacer algo al respecto.

¿Para qué tenemos cerebros altamente educados, si no podemos resolver el problema de la escasez de dinero? Sin lugar a dudas, la razón puede superar este problema.

Por lo que los miembros de la Asamblea Nacional pensaron sobre el problema de la escasez de dinero, y se les ocurrió una idea espléndida: “Vamos a crear el dinero necesario, y las cosas irán a las mil maravillas.

Así nació el “Assignat“. De la sabiduría colectiva de la Asamblea, el Assignat nació apoyado sobre la vasta extensión de tierras recientemente expropiadas por el Estado de Francia a la Iglesia Católica. ¿Qué podría ser más sólido que un reclamo sobre las bellas tierras de la querida Francia?

Los Assignats pronto se comenzaron a imprimir, con varias denominaciones de valor monetario en francos oro.

Al principio, los Assignats se distribuyeron junto con la moneda de oro por su valor nominal. Pero muy pronto, el valor de cambio de los Assignats contra el oro comenzó a caer.

Así comenzó un episodio de pesadilla que duró siete años.

La primera emisión de Assignats no alivió el problema de los negocios. Por lo que una segunda emisión siguió a la primera; y luego otra, y luego más, y cada vez más rápidamente y en más cantidad, y más y más y más, cayendo, cayendo, cayendo siempre en el valor frente al oro.

Los señores altamente inteligentes de la Asamblea decidieron que esta caída en el valor de su Assignat debía ser el trabajo de la gente mala y antipatriota que debían castigarse severamente.

La Asamblea decretó que un comerciante debía ser castigado con ser enviado a galeras o a la guillotina, si se aventuraba a pedir a un cliente que quería saber el precio del pan, con qué dinero pensaba pagar por el pan, si con monedas de oro o con Assignats.

La Asamblea creó una red nacional de espías para cazar a los malvados acaparadores de oro, confiscar su oro y separar sus cabezas de sus cuerpos.

Mientras tanto, los más inteligentes de la ciudadanía crearon enormes deudas en Assignats, con la certeza de que su valor no tardaría en caer en picado; con los Assignats prestados compraron todo tipo de cosas de valor duradero, tales como bienes raíces, arte y joyas. A su debido tiempo, el valor de la Assignat se redujo a casi nada y las deudas fueron eliminadas. Una enorme riqueza se trasladó de la masa de los ignorantes a los pocos que eran capaces de ver lo que estaba pasando.

Con el tiempo, la gente común de París se encontraron con que el pan era difícil de conseguir. El hambre se estableció, y el gobierno de París tuvo que proporcionar raciones de pan para la multitud, pan en descomposición y con gusanos.

En 1797 Napoleón llegó al poder en Francia. Puso fin a los planes muy razonables de los hombres de alta educación de la Asamblea Nacional, y declaró que, en adelante, sólo el oro sería dinero.

En el centro de la Place Vendome, donde hoy se alza una gran columna coronada por una estatua de Napoleón, una gran hoguera consumió montones de Assignats recién impresos y a la maquinaria de impresión de madera que los fabricaba.

Los hombres con alta educación y eminentemente razonables de la Asamblea Nacional habían tenido éxito en la poderosa obra de poner a Francia a sus rodillas. Pero de ninguno de esos hombres, responsables de la catástrofe colosal, se supo que jamás dijera al respecto: “Estábamos equivocados“.

2016: ¿Por qué es 1790 de nuevo? Porque al igual que en Francia en 1790, hoy tenemos un conjunto de hombres vanidosos que ejecutan la política económica del mundo sobre la base de una construcción intelectual defectuosa. En 1790, la construcción defectuosa fue el Assignat. Hoy en día, la construcción intelectual defectuosa es el dólar inconvertible y sus monedas derivadas.

En 1790, el oro era el enemigo de los hombres presumidos, debido a la depreciación del Assignat contra el oro revelaba la falsedad del Assignat; por lo que la Asamblea Nacional hizo todo lo posible para suprimir el uso del oro con la violencia en contra de sus propietarios. Hoy en día, el oro es una vez más el enemigo de nuestros maestros presumidos: el oro, cuyo valor amenaza con exponer la falsedad del irredimible dólar.

En 1933, el valor del dólar en oro era de 1 1/2 gramos. Hoy en día, el valor del dólar es sólo alrededor de 2 1/2 centésimas de gramo de oro. Nuestros maestros engreídos están luchando para evitar que su construcción intelectual, la moneda irredimible que es el dólar, se sumerja en un valor de milésimas y diezmilésimas de gramo.

Al igual que el Assignat, que en 1797 cayó a un valor de cero gramos de oro, el dólar se enfrenta al mismo destino inevitable. Y puesto que las monedas del resto del mundo son derivados del dólar, ellos también perderán su valor.

El defecto fundamental en el pensamiento de los miembros presumidos de la Asamblea Nacional de Francia en 1790 fue su idea errónea de que podían inventar un dinero más conveniente que el oro para lograr la prosperidad de Francia.

Hoy en día, el defecto fundamental en el pensamiento de nuestros presumidos Maestros del Universo es el mismo que el que cegó a los miembros de la Asamblea Nacional de Francia en 1790: Están convencidos de que su construcción intelectual, el dólar inconvertible, es mucho más conveniente que el oro para su uso como dinero.

La presunción de la mayoría de los miembros de la Asamblea Nacional de Francia en 1790 condujo a la postración total de la economía de Francia en el transcurso de siete años. Los banqueros centrales presumidos de hoy serán, sin duda, lograrán un mundo hundido en la postración económica. Pero no esperemos que cualquiera de ellos diga nunca “Estábamos equivocados“.

Así que por eso Es 1790 de nuevo.

Traducido del inglés: http://www.plata.com.mx/Mplata/articulos/articlesFilt.asp?fiidarticulo=284

Haz click aquí ahora mismo para saber cómo protegerte del dinero fiduciario

Anuncios

Desconfianza en el sistema y revolución

En este nuevo episodio, Max y Stacy comentan el gran movimiento en contra de los bancos a medida que cada vez más personas en Estados Unidos optan por sacar su dinero de ellos por el miedo a los corralitos, al sistema bancario, al fraude y a las estafas.

En la segunda parte, Max entrevista al banquero de inversión, Ned Naylor Leyland, con el que conversará principalmente sobre la cotización del oro.

No esperes a que sea demasiado tarde, protege tu dinero ya con oro desde 50€, haz click aquí ahora.

La revolución silenciosa del oro

El dinero es una idea, en realidad es un buen invento eficiente para los intercambios directos e indirectos.

Pero el problema es cuando la gente da más importancia al dinero que a la misma gente, cuando la gente obedece al dinero y deja de pensar por sí misma, entonces se ha tergiversado la idea original.

Y eso es justo lo que está pasando ahora cuando una minoría tiene el monopolio de la fabricación del dinero (divisas fiduciarias) y el resto estamos obligados a obedecerles.

En cambio, que cualquiera pueda fabricar su propio dinero basado en un patrón daría un giro de 180 grados a todo.

Por ejemplo, si el dinero está basado en una cantidad de oro o plata, cualquiera que consiguiera es cantidad de metal podría acuñar su propio dinero.

No es una idea original, es justo lo que pasaba en EEUU antes del monopolio de la FED, entidad privada que actúa como banco central desde 1913.

Es decir, imaginemos que un gramo de oro equivaliera a 50 euros, con un gramo de oro cualquiera podría acuñar sus 50 euros y sería aceptado por los demás porque cumpliría con un estándard.

Ahora mismo, lo más cercano a ese futuro son los pequeños lingotes de Karatbars, que son aceptados por comercios. Su precio de intercambio equivale al precio de recompra de Karatbars, que ahora es de unos 33 euros.

Y la cosa funciona así: el cliente va a un comercio y paga un artículo de 30 euros con un gramo de oro, equivalente a 33 euros. El comercio le devuelve 3 euros y se queda con el oro.

Entonces, el comercio tiene tres opciones:

1. Devuelve el oro a Karatbars, el cual le paga los 33 euros màs un 2% de premium.

2. Se guarda el oro para sí, como ahorro para no perder poder adquisitivo en el futuro.

3. O puede venderlo por su cuenta. Por ejemplo, si Karatbars está vendiendo el gramo a 49 euros, el comercio lo puede vender a 40 euros y gana 7 euros más, mientras que el comprador se ahorra 9 euros.

Sea como sea, el manejo del dinero vuelve a las manos de la gente, y ésta es una de las principales ideas que me atrajo de Karatbars, y por la que me he implicado en su negocio.

Ésta puede ser la revolución silenciosa más importante que haya ocurrido en los últimos 100 años: que el dinero vuelva por fin a la gente.